Noticia27/04/2022

IGLESIA POR EL TRABAJO DECENTE ANTE EL PRÓXIMO 1.º DE MAYO

Desde la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (www.iglesiaporeltrabajodecente.org) , de la cual forma parte, entre otros entidades, Cáritas, somos conscientes de que la dignidad del trabajo y el trabajo decente es una prioridad humana y, por lo tanto, una prioridad cristiana y compromiso de toda la Iglesia. Por este motivo bajo el lema “Sin compromiso no hay trabajo decente”, ante la celebración del 1.º de Mayo, Día Internacional del Trabajo, la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD) denuncia que la precariedad y la inestabilidad laboral hacen que muchas personas, a pesar de tener un trabajo, no consigan salir de la pobreza. Además, la actual generación de ocupación con un manifiesto deterioro del mercado del laboral, afecta principalmente a mujeres, jóvenes y migrantes.

La crisis socioeconómica provocada por la pandemia ha duplicado la tasa de precariedad laboral. Según el último informe FOESSA “Evolución de la cohesión social y consecuencias de la Covid-19 en España”, cerca de dos millones de hogares (10,3%) sufren las consecuencias de la inestabilidad laboral grave debido a que el sustentador principal ha estado tres o más meses en paro o bien ha tenido tres o más contratos diferentes en distintas empresas. Por otro lado más de un millón de familias (1.023.900) tienen a todos sus miembros en paro, mientras que 589.000 no disponen de ningún tipo de ingreso periódico.

Por lo que respecta a Cataluña, también según FOESSA en su último “Informe abre la exclusión y desarrollo de la exclusión social en Cataluña”, cerca del 30% de la población catalana vive en la exclusión social.

Según la última EPA (Encuesta de Población Activa) del 4.º trimestre de 2021, el paro (13,33%) afecta a más mujeres que a hombres (1.650.600 vs 1.448.200); unos 7,5 puntos porcentuales superior entre la población extranjera (20,89%). En cuanto a los jóvenes, la carencia de trabajo afecta al 30,7% de los menores entre 16 y 24 años.

Ante esta realidad desde ITD se plantean algunas medidas urgentes para reconducir la situación, como por ejemplo:

  1. Igualdad salarial, políticas sociales y de género.
  2. Creación de ocupación juvenil de calidad.
  3. La promoción de un entorno de trabajo seguro.
  4. Que las trabajadoras del hogar tengan acceso a los mismos derechos que el resto de trabajadores y trabajadoras.
  5. La regularización urgente de las personas migrantes.
  6. El acceso a medidas de protección social para aquellas personas que no puedan acceder a un trabajo.

Iglesia por el Trabajo Decente enfatiza que «la crisis visibilizó la necesidad de un cambio en el sistema productivo, que fuese capaz de crear empleos que aporten valor y con condiciones laborales dignas, pero la generación de empleo no está avanzando en este sentido y, de nuevo, asistimos a un sistema que prioriza el beneficio económico y ‘descarta’ a las personas, principalmente mujeres, jóvenes y migrantes».